Traducción y corrección 

formats

Traducción, ¿‘prêt-à-porter’ o artesanía?

Publicado en 16/03/2015 por en Traducción

Cuando dices que eres traductor, a la gente se le queda cara de póquer y lo normal es que crean que traduces libros o que eres intérprete. Deshecho el primer entuerto, hay que seguir explicando, pero me parece que hay una diferencia básica: 1) los que consideran que la traducción es un producto en masa, como prefabricado, con una etiqueta de precio inamovible y unas características que se repiten, y 2) los que consideran que la traducción es algo artesanal, único, hecho en exclusiva. Prêt-à-porter o artesanía.

En cuanto al prêt-à-porter, un antiguo jefe mío decía que las traducciones son como los coches y que él se sentía satisfecho ofreciendo un coche de gama media y sus clientes también. En ese sentido, nada que decir si ambas partes están de acuerdo, pero no quisiera llevar a engaño: a veces no es una cuestión de precio, sino de márgenes comerciales. Una traducción puede ser «adecuada» porque transmite el mensaje, pero al leerla, se ve que no se le ha dedicado el tiempo suficiente, que no está trabajada o que no se adecua a las particularidades del cliente. Prêt-à-porter, en definitiva.

Los que saben valorar la calidad y el trabajo exclusivo, en cambio, valoran a la persona traductora porque saben que lo que les ofrece es único y que es difícil encontrar a alguien que lo haga como ellos quieren. En esta segunda opción los textos se someten a una descomposición profunda, guardando con sumo cuidado todos sus componentes (semánticos y sintácticos) para luego proceder a su recomposición pensando en la sintaxis y la cultura de la lengua de llegada. Esto se hace con mimo, cuidando cada término, cada mayúscula, cada cursiva, cada comilla, cada espacio… Y al final, el texto fluye, se lee bien, no huele a traducción. Artesanía, en definitiva.

Para mí la traducción es sin duda artesanía, y nada tiene que ver que traduzcas literatura o textos económicos. Un texto es un texto y debe estar escrito correctamente, con independencia de la temática. Ofrecer artesanía requiere tiempo, por supuesto; requiere reescribir esa frase que suena rara las veces que haga falta, dejar descansar el texto, consultar a quien haya que consultar, pero al final, el esfuerzo obtiene su recompensa. En definitiva, puedes tener un Hyundai, un Ford, un Audi o un Ferrari. Todos te van a llevar a destino, pero la comodidad es importante. No es cuestión de precio, es cuestión de actitud. Simple y llanamente.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn
-->

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner